En los dispositivos Android, todos los recursos del sistema se encuentran protegidos por una serie de permisos. Si por ejemplo una aplicación tiene que usar la cámara, se le deberá dar el permiso concreto para ello. Sin embargo, algunos recursos del sistema están protegidos para no poder acceder a ellos de ninguna manera. Hoy en día, hay multitud de usuarios que rootean sus dispositivos Android. Esto consiste en un método que permite obtener permisos del sistema. Con esos permisos, cualquiera de tus aplicaciones tendrá acceso completo al sistema, y podrás llevar a cabo tareas que de otra manera no podrías. Si deseas saber más, en DonCómos te enseñamos cómo rootear un Android.

rootear

Qué significa rootear

Si eres usuario root, significará que tienes total libertad para modificar cualquier característica de software de tu dispositivo. De esta manera, ningunos permisos te impedirán modificar la configuración del sistema operativo.

Puede ser que al rootear tu dispositivo no aprecies ningún cambio, pero a nivel interno el sistema operativo puede ser modificado, alterando su funcionamiento. Debido a esto, la gran mayoría de garantías de los fabricantes no cubren los dispositivos rooteados.

Para conseguir la libertad de personalización que te proporciona rootear tu sistema Android, deberás ejecutar un script. Ese script te dará acceso a los archivos de configuración de dicho sistema. Estos archivos están en su raíz, por lo cual el procedimiento se conoce como root (raíz en inglés).

Como ese script varía según el modelo del dispositivo, no existe ninguna herramienta adecuada para todos ellos. Esto se debe a que hay pequeños cambios en el procesador, o en la versión de Android que tengas instalada.

Ventajas y desventajas de rootear

Ventajas

Uno de los principales propósitos de rootear tu dispositivo es librarte de ciertas aplicaciones de fábrica. Esas aplicaciones llegan instaladas de serie en tu dispositivo, y es imposible desinstalarlas sin permisos. También se pueden instalar aplicaciones especiales y ROM personalizados, con características extra. Además, podrás mejorar el rendimiento y acelerar de tu smartphone o tablet.

Otra de sus intenciones primarias es la de personalizar completamente la apariencia del dispositivo. No encontrarás aplicaciones espectaculares rooteándolo, pero merecerá la pena acceder a las que están disponibles.

Algunas de esas aplicaciones permitirán que bloquees la publicidad, que crees túneles seguros para navegar en la red o que aceleres la velocidad del dispositivo.

Desventajas

Las principales desventajas de rootear un dispositivo son estas:

  • Cancelación de la garantía: algunos fabricantes anularán tu garantía si rooteas el dispositivo, por lo que deberás tenerlo muy en cuenta.
  • Riesgo de dañar el dispositivo: si algo sale mal durante el proceso, corres el riesgo de dañar tu smartphone o tablet. Para evitar eso, lo más adecuado será que sigas al pie de la letra las instrucciones que estés leyendo. Asegúrate también de que esas instrucciones estén actualizadas.
  • Riesgos de seguridad: rootear puede conllevar algunos riesgos en la seguridad de tu dispositivo según los servicios o aplicaciones que uses. Por ejemplo, cierto software malicioso aprovecha el proceso para robar datos o instalar software adicional.
  • Aplicaciones deshabilitadas: algunas aplicaciones y servicios, como las de algunos bancos, no funcionan en dispositivos rooteados. Además, las que tengan programas y películas con derechos de autor tampoco se abrirán.

¿Que necesitas para rootear un dispositivo con Android?

Si vas a rootear tu dispositivo Android, necesitarás los siguientes elementos:

  • Dispositivo móvil (smartphone o tablet) con sistema operativo Android.
  • Ordenador, ya sea de sobremesa o portátil (no es necesario en todos los casos).
  • Conexión a Internet.

Instrucciones para rootear un dispositivo con Android

Una vez hayas leído en qué consiste el proceso de rootear un dispositivo Android, y vistas las ventajas y desventajas del proceso, te presentamos los métodos más populares para ello:

KingRoot

Se trata de una herramienta mediante la que podrás rootear un extenso número de dispositivos. Eso sí, su versión de sistema operativo deberá estar entre Android 4.4 y Android 6.0. Puede usarse tanto instalando directamente la aplicación en el smartphone o tablet, como ejecutándola en un ordenador y haciendo el rooteo desde él. La primera opción es la más sencilla, y los pasos que deberás seguir son los siguientes:

  1. Para empezar, deberás entrar a la página web de la aplicación, y descargar su archivo APK.
  2. Después, tendrás que copiar ese archivo directamente al dispositivo.
  3. Ya instalada la aplicación, tendrás que iniciarla. Después de analizar el móvil para comprobar su compatibilidad, pulsa el botón “Probar Root” de la parte inferior para empezar el proceso.
  4. Cuando haya finalizado, la misma aplicación te mostrará si se ha completado con éxito o si ha fallado el rooteo.

Cómo rootear Androids obsoletos

En el caso de que tu smartphone o tablet ya tenga unos cuantos años y use una versión de Android antigua, tu mejor opción puede ser Framaroot. Dicha aplicación es compatible con un enorme número de dispositivos, comprendiendo desde Android 2.3 hasta Android 4.4.

Aunque su funcionamiento sea muy sencillo, tendrás que saber qué procesador monta tu dispositivo, para descargar un exploit concreto u otro. Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. En primer lugar, deberás descargar el archivo APK de Framaroot. Asegúrate de que sea la versión más reciente disponible.
  2. Después tendrás que copiar dicho archivos en tu móvil e instalarlo.
  3. Si al abrir la aplicación aparece en tu pantalla el mensaje “Your device seem not vulnerable to exploit included in Framaroot“, querrá decir que no es posible realizar este rooteo en tu dispositivo, y de nada servirá que continúes con él.
  4. Si no te enseña ningún error, en el apartado “Select an action to execute after root” selecciona la opción “Install SuperSU“. De esta manera, podrás obtener todos los permisos después de que finalice el script.
  5. El próximo paso será el de mayor importancia, porque tendrás que escoger el exploit que corresponda con tu dispositivo. En el caso de que no elijas el correcto, podrás leer “Failed… Try another exploit if available (Error #X)“. Deberás pulsar “OK” y volver a probar con los demás exploits. Cuando lo consigas, aparecerá el mensaje “Success… Superuser and SU binary installed. You have to reboot your device“.
  6. Por último, tan sólo tendrás que reiniciar tu dispositivo para completar el proceso.
  7. Si en alguna ocasión deseas revertir el proceso y que tu dipositivo vuelva a su estado anterior, repite el proceso y, en el apartado “Select an action to execute after root” selecciona la opción “Unroot“. Al volver a reiniciar el dispositivo ya no tendrás permisos de root.

Cómo rootear un móvil nuevo

Debido a que no existe ninguna fórmula para rootear todos los dispositivos, es posible que alguno de los métodos anteriores no sea válido en tu dispositivo. Esto puede venir dado por la versión de Android instalada, o cualquier otra incompatibilidad de hardware.

En esos casos, tu navegador web se puede convertir en tu mayor aliado a la hora de poder realizar el rooteo. Simplemente buscando el modelo exacto de tu smartphone o tablet, seguido de la palabra “root” o “rooteo”, tu navegador te mostrará los enlaces a multitud de foros que te explicarán paso a paso cómo rootear tu dispositivo. Además, la mayoría suelen ofrecerte los archivos con el script necesario para ello. Por lo general, este método específico consiste en ejecutar el script instalándolo desde el Recovery. Este Recovery es una partición del disco duro de tu dispositivo, que contiene las distintas propiedades de arranque.

El script más usado en este caso es SuperSU. Para llevar a cabo el rooteo, normalmente bastará con que sigas estos pasos:

  1. En primer lugar, tendrás que desbloquear el Bootloader de tu dispositivo e instales un Recovery modificado, por ejemplo TWRP.
  2. A continuación, deberás copiar el archivo .zip de SuperSU adecuado para el modelo de tu dispositivo en su tarjeta SD.
  3. Por último, tendrás que reiniciar el dispositivo en modo Recovery, para ejecutar la instalación desde el Recovery modificado.

rootear

Consejos para rootear un dispositivo con Android

Una vez vistos los pasos para rootear tu dispositivo, los siguientes consejos te pueden ser muy útiles para llevar a cabo el proceso:

  • Antes de instalar cualquier aplicación de rooteo, asegúrate de dar permiso al dispositivo para instalar aplicaciones de origen desconocido.
  • Aunque SuperSU también esté disponible en Google Play, en este formato solamente podrás gestionar los permisos de las aplicaciones. En otras palabras, no te otorgará acceso root.
  • Para comprobar que el proceso de rooteo de tu dispositivo Android se ha completado, la aplicación “Root Checker” puede serte de utilidad.

 

 

¿Te ha gustado?